La liquidación de intereses hace referencia al cobro del rendimiento de la cantidad de dinero que tenemos en la cuenta. Este concepto se determina por el momento en que los intereses son cobrados. Por ejemplo, la liquidación de intereses anual quiere decir que cada 12 meses el cliente recibe los intereses que el capital depositado ha generado.

Lo más habitual es que la liquidación de los intereses del depósito sea mensual, trimestral, semestral, anual o al vencimiento (en el momento en que se agota la vida del producto financiero). Así, por ejemplo, cuando la liquidación es mensual quiere decir que, independientemente del tiempo que se tenga el dinero depositado, todos los meses se cobrarán.

A continuación se muestra un ejemplo real del documento de liquidación de intereses de la cuenta de un banco, en este caso con período trimestral:

La información más relevante del recibo es:

  1. Los intereses acreedores.
  2. La retención bancaria: el porcentaje de retención e ingreso a cuenta sobre los rendimientos, del 19%.
  3. Líquido a su favor: es el total de la liquidación, la cantidad que el banco nos ingresará en la cuenta corriente que le corresponde.

En Cuéntica, el registro de este ingreso se realizaría desde el apartado de Facturas y Clientes -> Otros ingresos, puesto que no es una factura por nuestra actividad, y quedaría de la siguiente manera:

¿Encontró su respuesta?