Toda financiación ajena (préstamos, empréstitos, etc) lleva consigo el pago de unos intereses periódicos. Es frecuente que se paguen por períodos vencidos, ya sean mensuales, semestrales, anuales o incluso a veces pueden pagarse todos los intereses juntos al final de la deuda.

Tenemos que tener en cuenta que, en el importe de los recibos de pago de los intereses del préstamo, no todo es un gasto para la empresa. Hay una parte que corresponde a la devolución del principal del préstamo (que no es un gasto) y hay otra parte que sí lo es: los intereses.

Por ejemplo aquí tenemos una cuota de préstamo real, cobrada por recibo bancario:

  1. Fecha valor.
  2. Capital cobrado: es la devolución del principal del préstamo. No es un gasto.
  3. Interés cobrado: intereses que nos cobra el banco por prestarnos el dinero. Sí es un gasto.
  4. Importe total: es lo que finalmente pagamos al banco. La devolución del principal más los intereses.

En Cuéntica, esta sería la forma de registrar este movimiento:

Primero seleccionaríamos el proveedor, en este caso es el banco/caja que nos ha concedido el préstamo.

Especificamos la fecha del cargo como la fecha del gasto. A continuación crearemos dos líneas de concepto diferentes:

  • La primera será para el importe de devolución principal del préstamo, con tipo de gasto "Devolución principal de préstamo". Por supuesto, esta línea no lleva IVA ni retención.
  • La segunda línea será el gasto contable real, el pago de los intereses del préstamo. En esta línea especificaremos que el tipo de gasto es "Intereses de préstamos" y también pondremos el IVA y la retención al 0%.

Para terminar, debemos asegurarnos que el total de la factura en Cuéntica corresponde con el importe total del recibo bancario.

¿Encontró su respuesta?